martes, 4 de febrero de 2020

Un rato con Margarita

Hace cincuenta, sesenta o setenta años, las mujeres sólo tenían la opción de acceder a algún estudio básico, las más afortunadas, con la  finalidad de ser un buen partido ante un fututo matrimonio. Solo en contadas excepciones, podían prolongar sus carreras, pero sin que la sociedad las respaldara, pues no las consideraba capaces de desenvolverse ante una labor de responsabilidad y mucho menos, en el campo científico como nos demostró Margarita Salas Falgueras. 
Aunque hoy siguen existiendo barreras para que las mujeres demostremos de lo que somos capaces, gracias a la voluntad de personalidades como la de Margarita, hemos avanzado en este aspecto.
En los últimos años hemos oído hablar mucho de los logros que consiguió, sobretodo con Phi29, un virus bacteriológico que permitió averiguar cómo se duplica el ADN y desarrollar una herramienta para reproducirlo en el laboratorio. Su sistema se utiliza en todo el mundo, entre otros campos, en criminalística y paleontología.
Este es mi pequeño homenaje a su persona y a todas las luchadoras del mundo.

Lleva rato despierta pero con la cabeza tapada, así y todo oye un leve rumor. Quizá esté soñando. Mira por una rendija entre la ropa de cama. Es de día y el lecho de su hermana está vacío. Nadie la ha despertado porque hoy no hay cole y lo agradece, se está tan calentita en la cama. Agudiza el oído y arruga la frente, le gusta deducir.... Parecen grititos y risas. Ahora suenan medio histéricas.

Tira de las sábanas que le cubren la cabeza, pero ahora ya no se oye nada, está todo tranquilo. Va al aseo, se viste, y mientras Zulema le pone el desayuno, oye corretear en el piso de arriba. Sus hermanos siguen sin aparecer. Seguro que son ellos jugando con los otros. Los que habitan en los pisos superiores, unos a la fuerza y otros queriendo, es pequeña, pero sabe que a papá, en el pueblo, lo llaman el médico de los locos.

Se asoma a la escalera, sí, son ellos, ya no cabe la menor duda, sus voces son inconfundibles, pero Margarita no sube las escaleras, sonríe y sale corriendo hacia el jardín, coge la pelota, y concentrada mirando hacia el aro se dedica, ensimismada, a tirar a ver si hay suerte y encesta, con tesón, sin desánimo, una y otra vez, y así pasará la mañana hasta que le salga perfecto.

Y es que como Margarita piensa, "para tener suerte tienes que estar trabajando, aunque el trabajo no siempre te la asegure".


Si quieres saber más sobre Margarita Salas Falgueras, aquí te paso unos cuantos link: 
https://www.diariosur.es/sociedad/201506/01/margarita-salas-muerte-asusta-20150601201511.html?ref=https:%2F%2Fwww.bing.com%2F
https://es.wikipedia.org/wiki/Margarita_Salas
https://www.muyinteresante.es/ciencia/fotos/las-mayores-aportaciones-de-margarita-salas-a-la-ciencia-251573132302/1
https://elpais.com/tag/margarita_salas/a/
https://www.publico.es/ciencias/margarita-salas-joven-mujeres-no-consideraba-capacitadas-investigar.html

1 comentario:

  1. En esta ocasión las ilustraciones son dibujos que realicé en el ordenador.

    ResponderEliminar