lunes, 4 de febrero de 2019

Cosas de ranas

Las historias son algo maravilloso y espero que nunca dejen de asombrarme: En el lago tyers de Australia, los aborígenes creen en la leyenda de una rana que sorbió toda el agua y nadie podía conseguir una gota para beber..., y de esta idea surge este cuento.

Entre hojas de plantas que emergen del agua, una atareada rana va dejando sus huevos bien ocultos. Pasado un tiempo, el más grande de todos ellos eclosiona y cae hacia lo más oscuro y profundo, y como en un baile ensayado, los demás en sintonía le siguen en caída libre.
Al entrar en contacto con el agua la sensación de libertad de los renacuajos tras desarrollarse en el minúsculo recinto del huevo es inmensa, de manera que se deslizan como locos de aquí para allá, todos, menos el gran renacuajo, pues lo que de verdad le atrae a este, es bebérsela como un tragaldabas ante la asombrosa mirada de sus congéneres.


De manera increíble pues así funciona todo en la naturaleza, al cabo de unas semanas la cola de los renacuajos desaparece y le crecen patas, y rana grande, que es como la llaman ahora a crecido y se ha hecho enooormeeee. Le encanta trepar a los árboles por la tarde, cuando el calor da una tregua y la humedad aumenta. Allí puede cazar y disfrutar del espectáculo que supone ver su mundo desde arriba. A veces se deja caer y hace lo que más le apasiona, beber agua como una posesa. Pelícano, el pájaro de gran pico que supervisa la zona, pasa sobrevolando a menudo y chasquea con el pico mientras menea la cabeza en señal de reprobación. El charcal va menguando su tamaño, el verano sigue su curso y el calor cada día es más intenso.


Los días pasan, la sequía se extiende y para colmo hoy rana grande se despierta muy sedienta, así que se pone a beber agua sin descanso, y en cuanto termina con el agua de un charco, salta de rama en rama y continúa bebiendo agua en otro. Los animales que pueden huyen desesperados hacia otras charcas, pero ella despreocupada, sólo es consciente de que su panza se vuelve tersa y brillante como un balón hinchable. Ante la catastrófica sequía se reúnen extenuados para buscar una solución. El calor no cede el paso a las lluvias y rana grande acentúa el caos acabando con la poca agua que queda. Durante la asamblea la única idea que aflora es la de contarle chistes hasta que la enorme rana llore de risa. Al ponerla en práctica, tras los primeros chistes el batracio no muestra ningún cambio, pero de repente, hundidas ya las esperanzas, rana grande comienza a reír como sólo puede hacerlo un gigante, ja, ja, ja, ja, con sacudidas enérgicas y palmadas en la barriga, ja, ja, ja, ja, y de esta manera cae de espalda sobre las hojarasca, ja, ja, ja, ja, entusiasmada y sin poder parar por fin llora de risa, y manó tanta agua de sus ojos, tanta agua, que se produjo una inundación tremenda.
Pelícano se acercó a la zona y fue recogiendo con su enorme pico a todos los supervivientes para ponerlos a salvo, pues como ocurre muchas veces en la vida, los grandes sucesos suelen llegar acompañados de otros, y a esta catarata de agua se sumaron después las lluvias del tan esperado cambio de estación. 


Desde aquel día, rana grande entendió los problemas que podía ocasionar su glotonería, así que ahora atesora con moderación el agua en su panza durante el verano, y cuando el pantano va reduciendo su tamaño, piensa en algo divertido y con sus carcajadas, llora de risa justo lo necesario para que todos puedan subsistir hasta que regresen las lluvias.
Pelícano sigue sobrevolando la zona todos los días, chasquea con el pico y le hace una señal de aprobación a rana grande, que sigue subiendo a las ramas más altas para dejarse caer estrepitosamente en la charca a la par que dibuja una larga sonrisa en su cara.



6 comentarios:

  1. Las ilustraciones las realicé con acuarela y rotulador con punta de pincel.

    ResponderEliminar
  2. Las ranas son animales simpáticos por su curiosa apariencia y si te las imaginas riendo aún más. Que la risa da solución a muchos problemas debíamos tenerlo más en cuenta todos: jajajaja Y eso unido a más "generosidad" daría solución a muchos más. Muchas gracias por tus dibujos e historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las ranas, son seres curiosos y pintorescos.
      Y sí, reírnos nos hace más felices, nos sube el ánimo y nos ayuda a resolver nuestros problemas porque los vemos desde otra perspectiva. El mundo sería mucho mejor si todos-as nos riéramos más. Abrazossss

      Eliminar
    2. También nos ayuda a sentir empatía con nuestro prójimo, jejeje, y a ser más gentiles. De manera que viva la risa!!

      Eliminar
  3. Un cuento como a mí me gusta: sin malos,y con un trasfondo educativo: no hay que ser egoísta. En cuanto a las ilustraciones son geniales, alegres y muy originales. Me ha encantado. SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tras los acontecimientos negativos que nos vamos encontrando en el camino, no siempre hay una mala persona, en muchas ocasiones se suman a hechos caóticos, alguna negligencia que cometemos por despiste y o por ignorancia. Soy partidaria de que en los cuentos, que se desarrollan en un mundo paralelo que todo lo admite, ocurra lo mismo.
      Gracias por tus palabras. Besosss

      Eliminar