miércoles, 4 de octubre de 2017

Estación





La vida es un continuo cambio, y casi siempre por una razón o por otra son necesarios. Hay quien los espera ilusionado y también quien los teme. Tendemos a acomodarnos y enseguida perdemos la visión general, no vemos la belleza y lo insólito de la vida que nos rodea; pero curiosamente, sí nos fijamos en lo que nos parece feo y negativo. Los cambios  a nuestro alrededor, aunque nos incomoden y nos vapuleen son buenos para desperezar mente y cuerpo, y enfrentarnos a lo desconocido o no, pues puede parecer engañosamente cotidiano, nos hace renacer cada día.


 Miro hacia la lejanía escudriñando el paisaje en la penumbra del alba. Todo duerme y la isla descansa sobre el océano cubierta por nubes de tormenta. Caen espaciadas grandes gotas que anuncian tempestad y nos recuerdan el cambio de estación.

La lluvia va cobrando fuerza y la brisa entre los árboles se convierte en aullido. El viento golpea también la costa con furia y en respuesta las olas trepan airosas por las rocas. Las gotas, abundantes ahora, rebotan contra el suelo dando la sensación de que también llueve hacia arriba.

La tierra agradece el agua y la bebe con ansia, casi con desespero. Entre las espesas nubes tímidos haces de luz recuerdan con brevedad que el sol sigue ahí.

Pasa el tiempo, el viento amaina, y el mar antes envalentonado, se va calmando. Ahora la lluvia cae sin virulencia, creando cortinas de cristales de agua emborrachando el suelo. Un estruendo lejano, seguido de un loco tamborileo más débil, advierte que la borrasca avanza hacia otro confín; y la lluvia tal como empezó, poco a poco cesa dejando tras de sí un paisaje limpio y casi cálido.
El sol tibia el campo y la vida despierta aseada entre el aroma a tierra mojada. Los pájaros cantan y se bañan en los improvisados charcos entre la broza, celebrando el milagro del agua que brilla tapizando la hojarasca de diminutos diamantes.


Llegó el otoño para quedarse un tiempo. Nos traerá cortos días de sol y largas noches de lluvia. La atmósfera irá cambiando, el suelo se pintará de naranja y dorado y en los montes de la isla nos abrazará casi sin darnos cuenta, el frío y húmedo invierno.

11 comentarios:

  1. Las ilustraciones las realicé en esta ocasión con hojas secas, acuarela, lápices de color y un toque digital para terminar.

    ResponderEliminar
  2. No se que me gusta mas de tus cuentos si el texto o las ilustraciones. Muchas gracias por hacernos disfrutar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo. Siempre me inspiró el otoño, tanto para escribir como para dibujar.
      Gracias por detenerte a leer el blog. Me hace feliz que guste.

      Eliminar
  3. Estoy con Pablo no se que me gusta más. ... pero todo el conjunto compone un agradable momento..... muchas gracias flores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas de nadas, jejeje.
      Si, en esta ocasión las ilustraciones y el texto forman un todo, como ocurre con el otoño, que es una estación que nos envuelve y encamina hacia el invierno.

      Eliminar
  4. Estoy con Pablo no se que me gusta más. ... pero todo el conjunto compone un agradable momento..... muchas gracias flores

    ResponderEliminar
  5. ¿Mari Luz por qué estás con Pablo?

    ResponderEliminar
  6. ¿Pablo por qué estás con Mari Luz?

    ResponderEliminar
  7. He leído tu relato y me he metido de repente en el otoño. El otoño me da tranquilidad recogimiento. Me apetece más leer, pasear, ir al cine. Hacer cosas más tranquilas que en verano. También con el otoño me vuelvo más reflexiva y …… más ce-lo-sa ¿Por qué escribes tan bien?
    ja jajaja Un beso Floren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una estación que hace que nos arropemos, probablemente porque es ventosa, variable, lluviosa... el entorno se vuelve nacarado y dorado y la luz cambia. Todo esto nos vuelve más sensibles e introvertidos, y nos apetece hacer otras cosas...
      Besossss

      Eliminar